Norberto Rivera oficia su última misa de Nochebuena

Al oficiar su última misa de Nochebuena en la Catedral Metropolitana, el cardenal Norberto Rivera destacó que aunque todo niño trae alegría, el niño Jesús extiende la paz sin límite, la justicia y el derecho.

“Pero el niño que hoy nace nos trae otros motivos de alegría y esperanza, viene a quebrar el pesado yugo, extender paz sin límite a consolidar la justicia y el derecho. Esperamos en este niño alegría, paz, justicia y salvación, nos encontramos con un niño en un pesebre rodeado de debilidad y pobreza impactante”, expresó.

Enfatizó que el niño Jesús es un “sí a la esperanza de los pobres, de la tierra, un sí a los marginados, da esperanza de justicia y paz, no es un tranquilizante, es una promesa y fundamento de una vida nueva, de una escala de valores”.

Al término de la misa se pidió por los gobernantes y legisladores “para que inspirados por la Navidad, puedan promover la dignidad humana y la paz entre los pueblos”.

El papa Francisco ha aceptado la renuncia de Rivera como Arzobispo primado de México, a entrar en efecto el próximo 5 de febrero.