Pende de un hilo “la verdad histórica” de los 43 de Ayotzinapa

Las irregularidades en el debido proceso pueden acabar con la de por sí frágil “verdad histórica”. Es previsible que la voz oficial lo desestime e insista en las versiones cuestionadas

FOTO: CUARTOSCURO

El documento elaborado por el visitador de la Procuraduría General de la República (PGR), César Chávez Flores, dado a conocer ayer por el diario El Universal, es para algunos columnistas de opinión un golpe definitivo que termina por echar abajo no solo la tan cuestionada “verdad histórica” del exprocurador Jesús Murillo Karam, sino toda la investigación que sobre el caso Ayotzinapa se ha llevado a cabo por más de 2.8 años.

En la prensa de esta mañana hay coincidencias en señalar que el reporte, que a la postre le costó el cargo a Chávez Flores ante su negativa por modificarlo, comprueba que las pesquisas sobre la desaparición de los 43 normalistas se construyeron violando el debido proceso, al comprobarse que hubo tortura sobre por lo menos dos de los detenidos, diligencias fuera de la legalidad e imputaciones de delitos con base en violaciones graves a  los derechos humanos, entre otros.

Salvador García Soto (“Serpientes y Escaleras”, El Universal) considera que detrás de la remoción de Chávez Flores y la “invitación” a Tomás Zerón, extitular de la Agencia de Investigación Criminal, a incorporarse como secretario del Consejo de Seguridad Nacional, estaba la intención del Gobierno Federal de “ocultar, desviar y enterrar los verdaderos sucesos y responsables involucrados en la desaparición de los 43 normalistas en septiembre de 2014”.

Sin embargo, la declaración de Alfredo Higuera, fiscal especial del caso Iguala, en el sentido de que si se llegara a comprobar que dos de los detenidos por la desaparición de los estudiantes fueron torturados para obtener su declaración, no afecta la validez de la investigación, pues sólo se anularían esas “pruebas”, hace prever que ante las irregularidades ni la PGR ni el Gobierno Federal modificarán su postura, e insistirán en la “verdad histórica”.

Es previsible que familiares de los estudiantes desaparecidos y las organizaciones que los apoyan usen la información para reiterar sus quejas y dudas en contra de la investigación. Genera expectativa conocer si radicalizarán aún más sus protestas, ante lo que consideran unas pesquisas que sólo tiene el propósito de encubrir a los verdaderos responsables.

(FOTO: CUARTOSCURO)

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *