Pérdida de un perro es tan dura como la de un familiar: estudio

Redacción TENDENCIAS

La muerte, robo o extravío de un perro puede resultar tan doloroso como la pérdida de un familiar, confirmó un estudio realizado en el departamento de Psicología del Knox College, en Illinois, Estados Unidos.

Frank McAndrew, profesor de la institución y responsable de la investigación, afirmó que para la mayoría de las personas la pérdida de un perro es, en casi todos los sentidos, comparable a la pérdida de un ser querido, debido a que estos animales proporcionan a los humanos una retroalimentación positiva incondicional, sin crítica alguna.

De acuerdo con el estudio, durante los últimos 10 mil años los canes se han adaptado a vivir con los humanos, por lo que son los únicos animales que han evolucionado específicamente para ser compañeros y amigos de las personas.

Asimismo, la investigación hace referencia a la “hipótesis de la domesticación”, que explica cómo han evolucionado los perros desde su antepasado, el ​​lobo gris, hasta convertirse en animales sociables, con lo que sus dueños interactúan de la misma manera en que lo hacen con otras personas.

De esta manera, los perros han sido criados durante generaciones para prestar atención a las personas, por lo que a través de estudios se ha comprobado que sus cerebros responden a los elogios de sus dueños incluso de forma más vigorosa que al estímulo de alimentos.

 

Asimismo, los perros son capaces de entender las necesidades e intenciones de las personas con las que conviven, por lo que tratan de ayudarlas o defenderlas ante una situación de amenaza, a lo que sus dueños responden con afecto.

La investigación subraya que esta lealtad por parte de los canes provoca que sus dueños reacciones con una sonrisa al simple hecho de observarlos y que, incluso, el sentido de bienestar de quienes poseen estos animales es en promedio mejor que el de aquellas personas que poseen gatos o quienes carecen de mascotas.

 

En ese sentido, la pérdida de un perro puede resultar muy dolorosa debido a que los propietarios no solo están perdiendo a una mascota, sino también una fuente de amor incondicional y un compañero que proporciona seguridad y confort.

“Si la gente se diera cuenta de lo fuerte e intenso que es el vínculo entre las personas y sus perros, el dolor que causa su deceso sería más ampliamente aceptado por la sociedad”, sostuvo McAndrew.

El científico concluyó que la aceptación del vínculo emocional entre humanos y perros ayudaría en gran medida a quienes poseen un can a aceptar la muerte y seguir adelante cuando los pierden.

Con información de RT

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Encuentran otra vaquita marina muerta en BC
Encuentran otra vaquita marina muerta en BC
Otra vaquita marina fue encontrada muerta en el Golfo de California, informó la Procuraduría Federal ...