Perito de la PGR pierde a su bebé por ser obligada a trabajar

Ciudad de México, 14 de junio.-  Una perito de la Procuraduría General de la República (PGR) fue obligada por la dependencia a cumplir con jornadas laborales a pesar de que contaba con reiteradas amenazas de aborto, situación que culminó con la muerte de su bebé.

A dos años de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) recibió el caso de la mujer de 36 años de edad, será dentro de dos días cuando reciban la respuesta a las recomendaciones emitidas a la Procuraduría.

De acuerdo con el expediente de la Comisión, la perito antropológica entregó el diagnóstico del embarazo, calificado como de alto riesgo con amenaza de aborto al Enlace de Apoyo a la Operación de la Coordinación General de Servicios Periciales de la PGR; sin embargo, tras comunicarle que el embarazo no era causante de incapacidad le negaron el descanso de cinco días recomendado por el ISSSTE.

La trabajadora continuó con sus actividades, que entre otras cosas involucraba traslados a diferentes estados del país, exhumación de cuerpos y comparecencias judiciales. Su situación de salud fue agravándose debido a ello, por lo que notificó nuevamente, pero la licencia de descanso le fue negada, incluso con amenazas de despido.

En cinco ocasiones más no obtuvo respuesta positiva de sus superiores a pesar de que tras constantes revisiones en diversas unidades médicas –a las que acudió por sus viajes- le indicaron que la infección en vías urinarias por evitar ir al baño en prolongados periodos incrementaban las posibilidades de aborto.

“Hay mucho trabajo y gracias por decírmelo, pero el próximo lunes te me vas a Aguililla, Michoacán, a buscar muertos, antes que dejes de moverte más”, le informaron a la trabajadora.

A su regreso fue notificada de una nueva diligencia y a pesar de su insistencia fue obligada a acudir a Chihuahua, con el argumento de que el estar embarazada “era cosa suya”.

Así, luego de acudir en la búsqueda de fosas clandestinas en la entidad, la cual la llevó por un camino difícil de transitar, presentó sangrado vaginal y solo siete días después a su regreso a la Ciudad de México, perdió al bebé de 18.1 semanas de gestación.

Las violaciones a sus derechos no culminaron ahí, luego de sufrir la pérdida tanto física como emocional, recibió nuevas instrucciones para continuar con sus actividades en la PGR de forma habitual, a pesar de notificar que no se sentía del todo recuperada.

Con las notificaciones médicas sobre el riesgo de su embarazo, la CNDH  determinó exigir a la Procuraduría que se capacite al personal en materia de género, respecto a los derechos humanos, delitos de violencia contra las mujeres; la creación de reglas de actuación para el tratamiento de mujeres en caso de ingravidez, que se amplíe la plantilla de peritos y que le sean resarcidos los daños a la víctima entre ellos: compensación, atención médica, psicológica y tanatológica.

La fecha límite para responder a los requerimientos se cumple este jueves 15 de junio.

Related Post