Piden poner otro impuesto a bebidas azucaradas

Redacción TENDENCIAS

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió hoy a los países del mundo aumentar los impuestos en las bebidas azucaradas para reducir su consumo, así como el impacto que estas tienen en la salud.

En el marco del Día Mundial contra la Obesidad, el organismo publicó un informe en el que solicita la acción mundial para reducir el consumo de estas bebidas por medio del incremento de 20% por ciento sobre su precio.

De acuerdo con el documento, la aplicación de este nuevo impuesto se traduciría en reducciones proporcionales en el consumo de estos productos, y en la reducción del número de personas con sobrepeso, obesidad, diabetes y otros padecimientos.

El jefe del Departamento para la Prevención de Enfermedades no Transmisibles de la OMS, Douglas Bettcher, dijo que gravar las bebidas azucaradas puede reducir el sufrimiento y salvar vidas, además de eficientar recursos para invertir en los servicios de salud de los países.

La OMS estimó que en 2014 el 39% de los adultos de todo el mundo tenían sobrepeso, y que al año siguiente unos 42 millones de niños menores de cinco años de edad ya tenían la misma condición física.

 

La respuesta de las refresqueras

De acuerdo con el diario El País, este llamado se produce como respuesta al anuncio de que Coca-Cola y Pepsi han aportado decenas de millones de dólares a organizaciones de salud, para contrarrestar las leyes que quieren imponer más impuestos a sus productos, y de paso lavar su imagen.

Los productores de refrescos ya se manifestaron en países como España, donde aseguran que este tipo de gravámenes no modifican el comportamiento de la gente ni reducen su consumo, y que por el contrario sí castigan especialmente a la población de más bajos recursos. 

En México, que es uno de los principales países consumidores de refrescos, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha recaudado más de 50 mil millones de pesos desde el primer impuesto extra que se aplicó a estas bebidas en 2013.

Al respecto, el presidente del consejo de administración de la multinacional mexicana FEMSA, manifestó en agosto pasado que la obesidad no disminuyó con el impuesto a refrescos, destacando que durante el primer año que se aplicó el impuesto la demanda del producto disminuyó 5%, pero al año siguiente incrementó 16%.

Por su parte, Forbes México destaca este martes que una fundación del millonario estadounidense Michael Bloomberg está detrás de las campañas y de los cabilderos mexicanos que proponen el cobro del impuesto de 2 pesos por cada litro de refresco o bebida azucarada que se consuma el país.

 

 

 

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *