Por más que aprietes el nudo siempre se desatarán (tus agujetas)

Redacción Virales

Investigadores de una Universidad de California, en Berkeley descubrieron que la fuerza con la pisamos (y golpeamos el suelo) se combina con el movimiento de la pierna, lo que provoca que los cordones se aflojen y se desaten, una y otra vez.

Por ejemplo, al correr el pie golpea el suelo con una fuerza siete veces mayor a la fuerza de gravedad. El impacto se transmite al nudo que por consecuencia se estira.

Cuando el nudo se afloja, las piernas permanecen en movimiento y aplican una fuerza de inercia hacia los extremos, lo que provoca que se desaten tus agujetas.

Los investigadores identificaron dos tipos de nudos: los fuertes y los débiles, aquellos que se atan al estilo de la abuela.

Un nudo débil es aquel que un cordón apunta hacia los dedos de los pies y el otro hacia el tobillo. En cambio, un nudo fuerte son los que tiene las tiras hacia lados opuestos.

Para la investigación pasaron muchos fines de semana caminando por los pasillos de la universidad, mirando fijamente a los cordones de los zapatos mientras estos se separaban.

Una de las primeras pruebas fue que la científica Christine E. Gregg pasara horas sentada y balanceando las piernas para ver si el movimiento tenía algún efecto en el nudo de sus zapatos. Pero nunca pasó nada.

En cambio, se dio cuenta que cada vez que caminaba sus pies golpeaban el suelo y como consecuencia sus agujetas se desataban. Aunque ya detectaron la razón de los cordones desatados, los investigadores todavía tienen que lidiar con ese fenómeno.

 

 

(Con información de The New York Times)

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *