El premio Nobel y la guerrilla colombiana

Redacción COLUMNISTAS Tonatiuh García

 

Conflicto, paz, violencia, guerra, son conceptos que hoy en día son cotidianos entre la sociedad, sin importar estatus, clase social, edad o género. Pero es importante saber que la relatividad cultural provoca que nadie entienda estos conceptos de la misma manera: la idea de paz de algún hippie no coincide con la idea de paz de un militar. Así como ningún fenómeno social es aislado, México no puede ser indiferente a la información que gira en torno al tema bélico y democrático que vive Colombia y el premio Nobel que le fue otorgado a Juan Manuel Santos, actual presidente de Colombia.

La violencia, en términos de Michel Foucault, puede ser ejercida por personas, instituciones o una situación estructural, Colombia lleva años en un conflicto de esta última índole, una guerrilla contra el Estado, ¿la causa?…injusticia social, laboral, cultural, entre otras. No podíamos esperar que la “democracia” colombiana o cualquiera latinoamericana pudieran resolver el conflicto, en cambio ¿qué se obtuvo? Una paz inexistente, una guerra que no ha llegado a su fin y un presidente con un premio Nobel de la paz.

“El Comité Noruego del Nobel decidió otorgarle el Premio Nobel de la Paz al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, por sus decididos esfuerzos para acabar con los más de 50 años de guerra civil en el país, una guerra que ha costado la vida de al menos 220.000 colombianos y desplazado a cerca de seis millones de personas”, explicó la coordinadora de la institución, Kaci Kullman Five.  Juan Manuel Santos afirmó que el premio económico que recibirá será donado para reparar daños de las familias dañadas por estos años de guerra.

Creer que la nula democracia latinoamericana pudiese terminar con un conflicto que lleva más de 50 años, que una sesión de votos a favor o en contra de la guerra y que el nacimiento de un partido político que transforme a los guerrilleros en políticos sean “decididos esfuerzos para terminar con los más de 50 años de guerra civil” no es un acto de paz, es una forma de educar el conflicto, pues cuando se rechaza la violencia no es del todo cierto que el conflicto termine y la paz gobierne tierras colombianas.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Check Also
Tres heridos por derrumbe en las obras de CETRAM Chapultepec
Tres trabajadores resultaron heridos al caer en un derrumbe en las obras  del Centro de ...