Roller derby: los equipos ganan torneos pero no tienen donde entrenar

admin REPORTAJES

 

En un escondido deportivo de Lagunilla, el Guelatao, cuatro equipos de Roller Derby femenil se enfrentan cuerpo a cuerpo en el Torneo Internacional “No borders Mexico City Roller Derby Tournament”.

Sobre la duela de madera , mujeres con aspecto rudo, casco y en patines de cuatro ruedas dan vueltas y vueltas mientras los gritos de la afición son cada vez más fuertes. “Vamos Minervas”, “Vamos Rollers”, gritan los pocos aficionados que están en las gradas, mientras que allí abajo, en la pista, no dejan de aventarse unas contra otras. Es parte del juego, no se hacen daño, lo único que intentan es obtener los puntos necesarios para ganar.

Y así como pelean en la pista por el triunfo, también luchan fuera de ella por ganar espacios en donde les permitan entrenar y realizar sus torneos. Ese es el reto de las chicas que practican roller derby en el país.

En el país existen más de 30 ligas que a su vez albergan a dos o más equipos de chicas, quienes “se la ven negras” para encontrar algún gimnasio, parque o espacio libre para entrenar.

“Nos ha costado mucho trabajo, no hay apoyo del gobierno ni de instituciones porque no conocen el deporte”, dijo en entrevista con El Insurgente Cary Ortiz, portadora de la playera número cero de la equipo Mexico City Roller Derby.

Este deporte, que se caracteriza por ser de contacto y contar con mujeres fuertes e independientes, es 100% autogestionado por ellas, ya que no existe ninguna federación que las apoye económicamente, a pesar de que participan en torneos internacionales.

Foto: El Insurgente

Ellas mismas compran su equipo, que cuesta alrededor de tres mil pesos, pagan sus viáticos cuando les toca salir de la Ciudad de México a otro estado para torneos y en algunas ocasiones, tienen que pagar la renta de espacios para entrenar.

“Nos urgen espacios para entrenar, estamos entrenando en la calle“, dice Cary, lamentando que para las instituciones gubernamentales el roller derby no sea redituable.

“No podemos llegar a la Conade a que nos dé un espacio porque no les interesa”, añade la joven.

Las chicas de Mexico City entrenan en diferentes puntos de la ciudad. En parques de la colonia Polanco, en los deportivos Guelatao y Morelos de Lagunilla, y en cualquier otro lugar que puedan utilizar o que les presten las delegaciones.

Este deporte no tiene una federación que las apoye, a diferencia de otros deportes a los que se les entregan recursos cada año y cuentan con la infraestructura para entrenar. Sin embargo, las chicas también compiten a nivel internacional y han quedado entre los primeros lugares. Este año irán a Manchester, Inglaterra, al mundial de roller derby con sus propios recursos, ya que si nadie les ayuda  encotntrar un lugar donde entrenar, menos les financian estos viajes.

El Instituto de la Juventud (Injuve) es de las pocas dependencias que proporcionan un apoyo para gestionar los espacios donde puedan entrenar.

Ellos les han ofrecido el parque Capital Joven Azcapotzalco. “Es un espacio construido por California Skatepark y certificado por la Street League, ahí entrenan chicas roller”, comenta a este portal  Alma Suárez, responsable del área de Comunicación Social del instituto.

Sin embargo, ellos no pueden aportar dinero para apoyar a los equipos para solventar sus gastos.

“Aquí no hay una partida para esa clase de apoyos monetarios, pero pueden ir al parque a entrenar y si gustan hacer torneos pueden ingresar su proyecto”, indicó Suárez.

Faltan espacios en todo el país

La situación que se vive en la Ciudad de México se repite en Michoacán, Baja California, Chihuahua y Jalisco donde tampoco hay espacios destinados para este deporte, a pesar de que cada año los equipos crecen en número de integrantes y hay más aficionados al patinaje.

En esas entidades, las chicas entrenan al aire libre, en un piso poco adecuado para sus patines y el juego.

“Nos podemos lastimar, necesitamos piso de duela y un lugar techado”, coincidieron Cecilia, Lex y Vale, participantes del equipo las Minervas de Guadalajara.

Las jóvenes acusan que ninguno de los estados donde hay equipo de roller derby cuenta con los espacios necesarios para que entrenen. El asunto se vuelve más complejo y burocrático cuando les dicen que tiene que ir a solicitar permisos a las autoridades locales para entrenar y hacer torneos.

En ocasiones utilizan los parques de los barrios donde viven, aunque en época de lluvias es imposible seguir con su rutina. Pero, tanto ellas como las chilangas, no se desaniman y continúan en este deporte, aun cuando esta actividad no les deja ganancia alguna.

“No lo hacemos con ese fin, a nosotros lo que menos nos interesa es ganar dinero. Lo que nos interesa es que nos vea la gente, que nos patrocinen, que nos den equipos, que nos ayuden en los viajes. Lo hacemos por puro amor al deporte”, expresa una de las chicas conocida como Muerte Chiquita, quien tiene ya cinco años practicando.

Hasta ahora los equipos sobreviven gracia a las ganas de las competidores, quienes venden playeras, encendedores con logos de los equipos, stickers, entre otros objetos, además se apoyan con las entradas que cobran en cada partido, que no es de más de 20 pesos por persona.

Facebook/ Cary Ortiz

“Esta comunidad se apoya muchísimo porque, como no hay apoyo del gobierno, no hay apoyo de instituciones privadas, es un deporte que casi nadie conoce, entre nosotros lo hacemos posible”, dijo.

No es una moda ni una tribu urbana

En muchas ocasiones el roller derby es relacionado con chicas con tatuajes, cabellos de colores y medias de red. También se piensa como una moda pasajera.

El roller derby apareció en la década de los 70 en Austin, Texas y las chicas lo adoptaron como un deporte femenino. En México también se practicaba, pero a principios del 2000 tuvo un repunte y desde entonces muchas chicas lo practican. De hecho, cada año se suman más y más mujeres que desean patinar en la duela con un equipo.

Pero en ojos de Cary Ortiz este deporte nunca ha sido moda

“Es como cualquier deporte, son mujeres que le tiran al feminismo, al empoderamiento de la mujer“, asegura la joven.

Y desde hace 15 años, que renació el interés por practicarlo, más bien se convirtió en un estilo de vida de aquellas que lo practican.

“No es una tribu urbana, simplemente es un deporte y es una comunidad de gente que se dedica hacer deporte, y normalmente la mayoría de ellos que hace esto es gente comprometida, responsables, constantes y en crecimiento”, concluye.

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Con misa, despiden a maestra baleada en colegio de Monterrery
Con misa, despiden a maestra baleada en colegio de Monterrery
Con misa de cuerpo presente, decenas de personas despidieron a la maestra Cecilia Solís Flores, ...

Warning: Unknown: write failed: No space left on device (28) in Unknown on line 0

Warning: Unknown: Failed to write session data (files). Please verify that the current setting of session.save_path is correct (/tmp) in Unknown on line 0