Se acabó el encanto. Ya nadie se casa en el mes del amor

admin TENDENCIAS

El amor no tiene nada que ver con el matrimonio. Y la prueba está en que las mujeres  no se casan en febrero, el mes del amor.

Ahora, prefieren hacer su boda en octubre, noviembre y diciembre, según refieren a El Insurgente las encargadas de las tiendas de la Calle de las Novias, ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México

“La mayoría de las mujeres compra su vestido a finales de año para hacer la fiesta de la boda en diciembre“, dice Concha, quien lleva 27 años trabajando como vendedora de vestidos de novia en la tienda Essence.

Al parecer el romanticismo del 14 de febrero, Día del Amor y la Amistad, quedó fuera de la mente de las mujeres, pues ahora es la economía lo que más influye en su decisión de contraer matrimonio.

“Es a finales de octubre, noviembre y principios de diciembre cuando vienen a comprar porque es cuando tienen dinero, ya nadie le hace caso a esta fecha del amor”, asegura la encargada de la tienda.

° Te puede interesar: No importa si apenas te casaste, ya te puedes divorciar al día siguiente

La Calle de las Novias está ubicada sobre la calle de República de Chile, empieza en Tacuba y termina hasta República de Honduras, en La Lagunilla.

En un recorrido realizado por este portal, las vendedoras aseguraron que la mejor temporada es a finales de año, ya que venden un promedio de 30 vestidos.

 

 

 

“Cuando inició el Buen Fin (en 2011) las ventas se elevaron, vendíamos hasta 60 vestidos en esos meses“, asegura Concha, quien junto a su compañera María se encargan de guiar a las jóvenes y no tan jóvenes a escoger el vestido perfecto para su boda.

“Nadie compra vestidos en febrero, ni por el 14 ni por nada, (las mujeres) prefieren el fin de año cuando tienen dinero“, añade Concepción González, quien lleva 30 años vendiendo y confeccionando vestidos de novia en esta calle, ahora para la tienda Elige Novia.

Las mujeres ya no se casan

Uno pensaría que en la Calle de las Novias se pueden encontrar locales tan antiguos como el mismo Centro Histórico, y aunque algunos sí son muy viejitos, las administraciones son recientes, pues las tiendas han cambiado de dueños en los últimos años.

Muchas de las mujeres que atienden los locales no tienen idea de cuántos años tienen operando la tienda de vestidos de novia. Incluso, ellas mismas no pasan de los 25 años, son muy jóvenes y apenas están incursionando en el negocio.

Hace 50 años, la calle estaba saturada de vestidos blancos, así como de todos los objetos necesarios para una boda. Sin embargo, poco a poco han tenido que ceder espacio a los vestidos de colores estridentes y brillosos de las quinceañeras, así como  los vestidos pomposos que buscan las mamás para que sus hijas hagan la Primera Comunión.

Una de las pocas veteranas que quedan por el rumbo es Concepción González, que además de vendedora es diseñadora de vestidos de boda en la tienda Elige Novias. El pequeño local tiene apenas 15 modelos distintos diferentes, además de velos de todos los tamaños, algunos de los cuales fueron confeccionados por las manos de Concepción.

° También puedes leer: 11 de diciembre. El día que terminan más parejas

“Me gusta inventar algunos modelos, aquí llegan ya predeterminados, pero me gusta hacer nuevos”, dice.

Sin embargo, las mujeres ya no se ilusionan tanto con sus bodas. De hecho, la vendedora asegura que las mujeres“ya no se casan tanto como antes”.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) lo confirma. Datos de la dependencia indican que en 2014 se registraron 577 mil 713 matrimonios; el años anterior fueron 583 mil 264 y en 2012 la cifra era de 585 mil 434 uniones. Es decir, la gente sí se casaba.

Sin embargo, los datos no son alentadores, ni para las vendedoras ni para las parejas, ya que alrededor de 100 mil parejas se divorcian cada año y la cifra va en aumento, contrario a lo que ocurre con los matrimonios, que van a la baja.

 

Y si bien ya no hay tantas bodas, las que sí cumplen su sueño llegan a las tiendas buscando el vestido de corte princesa, que es el más popular: amplio, con crinolina y muy esponjoso. Además, siguen buscando el tradicional lazo, las arras, las zapatillas, el cojín y los recuerdos de la boda, como antes, como siempre.

 

 

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *