Siete policías heridos por enfrentamiento con comuneros en Michoacán

Redacción POLÍTICA

Un enfrentamiento entre comuneros de Arantepacua, municipio de Nahuatzen, y policías de Michoacán dejó al menos un muerto y siete policías heridos.

La Secretaría de Seguridad Pública de la entidad reportó que sus elementos fueron recibidos a balazos por los comuneros, cuando los elementos ingresaron al poblado para recuperar decenas de automóviles que los habitantes mantenían retenidos y que ya habían sido reportados como robados por sus dueños.

Los pobladores informaron que hay al menos un muerto, mientras que las autoridades señalaron que siete de los policías que participaron en el operativo están heridos y dos de ellos se reportan como graves.

La población retuvo los automóviles desde el 3 de abril pasado, como parte de las manifestaciones en las que exigen que se resuelva el conflicto que tienen con la comunidad de Capacuro, en Uruapan, por la disputa de unas hectáreas que se encuentran en el límite de ambos municipios.

Aunado a eso, utilizaron los vehículos para intentar llegar a Morelia, pero un operativo de la policía estatal les ha impedido el paso y sólo han podido manifestarse en la carretera Uruapan-Pátzcuaro, donde le prendieron fuego a uno de los autos retenidos.

Si bien los elementos fueron repelidos a balazos, en el operativo se detuvieron a 38 comuneros, entre los que se encuenttran los maestros de la región Nahuatzen, Héctor Montaño, Simón Jiménez, Francisco Pascual Jiménez, Israel Montaño, así como los normalistas Adrián Soria, Carlos Morales, y Sacramento Jiménez.

Ante la detención de sus compañeros, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) condenó la “cerrazón y el autoritarismo” del gobierno estatal contra las personas que buscan justicia,

En el comunicado enviado a medios aseguran que se reprimió con “armas de fuego a la población de Arantepacua, donde el resultado es la pérdida de vidas humanas, golpeados y encarcelados”.

Además, los maestros pertenecientes a la Sección XVIII de la CNTE de la Región Zamora denuncian al mandatario Silvano Aureoles por los actos de violencia, ya que, acusan, los elementos se metieron a las casas a golpear y detener a la población.

Por los hechos, la Comisión Estatal de Derechos Humanos comenzó una investigación de oficio para esclarecer los hechos y que no quede en la impunidad

(Con información de Quadratín y La Jornada)

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *