El Sistema Anticorrupción se pondrá en marcha (muy) incompleto

admin POLÍTICA

 

De cara a la instalación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), este 4 de abril, el Senado de la República no se ha puesto de acuerdo en el proceso para elegir al titular de la nueva Fiscalía. Mientras se barajan nombres como el de César Alejandro Chávez, que ha sumado apoyo de panistas y priistas, o el de Manuel Hallivis, que tenía respaldo de un sector importante del tricolor, todo parece indicar que el sistema arrancará incompleto.

Eso es apenas el principio. El SNA se creó con la reforma constitucional de 2015. Desde entonces se estableció que todos los estados del país debían preparar sus leyes locales para incorporarse a ese esquema. Su fecha límite es el próximo 10 de julio… y hoy, solo hay dos estados listos para cumplir con este requisito: Chiapas y Nayarit.

“Todavía estamos lejos de la meta, pero eso no quiere decir que no haya habido avances”, explica a El Insurgente Marco Fernández, profesor de la Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey (ITESM) e investigador de México Evalúa, un centro de análisis y el monitoreo de la operación gubernamental. “No podemos caer ni en el fatalismo ni en el triunfalismo. El sistema irá construyéndose paulatinamente y en esto la participación de la sociedad es indispensable”.

Empezar aunque todavía haya tantos pendientes es una manera de avanzar. Una sociedad con mejores vínculos institucionales y con verdaderos sistemas de carrera pública, a final de cuentas no se construye de la noche a la mañana.

Es decir, señala el investigador, por algún lugar debíamos comenzar. Al menos es un avance ante los numerosos retos que enfrenta el país en materia de anticorrupción.

La reforma constitucional

El método para establecer qué tanto se legisla para prevenir la corrupción considera como pilar si el estado cuenta con una reforma constitucional o alguna iniciativa al respecto. Hoy, a cuatro meses de la plena puesta en marcha, solamente hay dos estados listos para integrarse a la nueva medición de estándares de control de anticorrupción. Y son Chiapas y Nayarit, señala el análisis del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO).

Además de una reforma constitucional (o una iniciativa al respecto), también se requiere que cada gobierno local tenga una estructura integrada por el Comité Coordinador y del Comité de Participación Ciudadana,.

Que todos los demás estados no estén listos no es lo más grave, de acuerdo con el análisis del IMCO. Lo peor es que los estados más problemáticos son también los que representan un mayor retraso frente al promedio. Se trata de Jalisco, Morelos y Veracruz, que aunque tienen una Constitución que contempla Sistemas Locales Anticorrupción (SLA), “Su estructura carece de cuestiones esenciales, además de que el caso de Morelos presenta posibles riesgos de inconstitucionalidad”, indica la institución.

La fiscalía anticorrupción: a picar piedra

Cuando entre en marcha el SNA lo que hasta ahora es la Unidad de Delitos de Servidores Públicos contra la Justicia Pública se convertirá en la Fiscalía Anticorrupción. Y de por sí la Unidad de Delitos ya arrastra su propia complejidad e ineficiencia.

“Este movimiento será deficiente. Porque no tenemos política de selección de personal y prácticamente no hay diversidad de perfiles para cubrir áreas estratégicas como especialistas en computación, economistas… además, necesitamos más servidores públicos que están en sus respectivas áreas por méritos propios y compensarlos a través de ascensos y buenos salarios”, detalla Fernández.

La infraestructura anticorrupción está lejos de ser suficiente. En todo el país solamente hay 41 Ministerios Públicos para demandar y dar seguimiento a los casos por denuncias de corrupción. Por otra parte esta Unidad -y en breve la Fiscalía Anticorrupción- no tienen dinero suficiente, ya que el recorte presupuestal de 2017 también los alcanzó.

Como ya se ha visto, el reto es mayúsculo.

“Así pongan a un súper fiscal, él solo no puede solucionarlo todo y favorecer un sistema que vaya en contra de la corrupción. Se requiere de la participación ciudadana para hacer todos los trámites hacia una cultura más ética”, señala el experto.

El semáforo

Fuente: IMCO

Fuente: IMCO

Como se observa en el semáforo establecido por el IMCO a principios del años en curso, solo 10 estados tienen una reforma constitucional satisfactoria, mientras que nueve aún no cuentan con reforma constitucional.

  • Solo dos estados –Baja California Sur y Querétaro– contemplan que su Entidad Superior de Fiscalización sea la que sancione las faltas administrativas no graves.

Varios estados tampoco reformaron adecuadamente a las entidades superiores de fiscalización ni procuraron otorgar autonomía a sus procuradurías o fiscalías generales de justicia.

Ciudad de México

De acuerdo con las mediciones del IMCO, CDMX está al 85% de lo requerido para integrarse al nuevo Sistema Local Anticorrupción. Al igual que ocurre en la mayoría de los estados del país, el reto está en la creación del Comité Coordinador.

Los congresos locales tienen como mandato poner en marcha el Sistema Local Anticorrupción antes del 18 de julio de 2017; hay estados que pueden aprovechar la Ley Modelo para agilizar los procesos legislativos y evitar riesgos de inconstitucionalidad.

El riesgo antipartidista

La cuestión es que mientras no se definan estas mejoras para abatir la corrupción, las opiniones y percepciones de la ciudadanía serán de enojo y desconfianza sobre los gobiernos locales y el propio federal. Como ya se ha visto que ocurre. Y luego viene la cascada de votos de castigo en las urnas, en donde básicamente todos los partidos salen perdiendo.

“Esto puede llevarlas a una postura antipartidista, de rechazo total a los partidos políticos, que haría ganar a los independientes pero que puede derivar en malas prácticas ya en el ejercicio de las leyes”, comenta Marco Fernández.

Algo así ocurrió en Venezuela. Luego optaron por Hugo Chávez como gobernante y de ahí se ha visto el proceso político y social que aqueja a ese país sudamericano.

¿Se puede lograr un cambio? La respuesta es positiva, comenta el analista de México Evalúa. En Rumania ocurrió algo similar, hasta que lograron que los burócratas presentaran, el año pasado, su declaración patrimonial completamente transparente. En Brasil se han puesto en marcha un sistema de recompensas por denunciar la corrupción y gracias a ello, se han recibido decenas de denuncias de irregularidades, como pasó en el caso Oderbrecht.

Puede hacerse, pero es un largo camino por andar. El SNA es una cuestión esencial de para los mexicanos. El tiempo de cambio llegó, aunque de manera muy lenta.

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *