Solo 5% del impuesto al refresco se usa para instalar bebederos

Juan Luis Ramos REPORTAJES

 

El destino de los recursos recaudados por el Impuesto Especial a Productos y Servicios (IEPS) a las bebidas azucaradas, sigue siendo incierto. De los 20 mil millones que se reúnen, sólo 5% se destina a la instalación de los bebederos en las escuelas.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), sólo se etiquetan mil millones de pesos al año para colocar los sistemas de agua potable en las escuelas, a pesar de que el gobierno percibe 20 veces más de la cifra entregada a la autoridad educativa

Este jueves, El Insurgente dio a conocer que el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) apenas ha instalado bebederos en 808 escuelas de todo el país, a pesar de que se han entregado recursos desde hace tres años.

La meta del gobierno de Enrique Peña Nieto es colocar estos sistemas en más de 33 mil planteles. Sin embargo, la dependencia está muy lejos del cometido.

Desde 2013, distintas organizaciones se han pronunciado por destinar todo el impuesto a las bebidas azucaradas para la instalación de bebederos de agua en los planteles educativos del país, propuesta que ha sido rechazada por el gobierno federal.

Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, dijo a este medio que el IEPS no se está destinando a este programa.

Incluso recordó que las autoridades han reconocido que no hay recursos etiquetados para las estrategias de prevención de la obesidad y de bebederos.

Los diputados han argumentado que los recursos no se pueden etiquetar y entran a la bolsa general el presupuesto de ingresos de la administración, para después destinarse a los distintos rubros.

Sin embargo, ha sido difícil detectar cómo se utilizan los recursos obtenidos tan solo por el peso adicional que cobran a los refrescos y bebidas azucaradas por concepto de impuesto especial.

Calvillo destacó que, de acuerdo con un grupo de analistas de inversión pública contratado por la organización, no se están destinando recursos para la prevención de la obesidad, y para el programa de bebederos es muy poco.

“Cuando empezamos a demandar este impuesto hablamos de bebederos en las escuelas. Al mismo tiempo que se aprobó el IEPS a las bebidas azucaras, el Legislativo avaló el programa para la introducción de bebederos en las escuelas. Desgraciadamente, el acuerdo señala que se realizará con los recursos disponibles, en las letras pequeñas están los problemas”, añadió.

Opacidad en el programa

Uno de los problemas en el programa de bebederos es la falta de información sobre presupuesto y acciones ejercidas.

Alejandro Calvillo comentó que en principio las autoridades se mostraron abiertas para dar a conocer datos sobre la estrategia, pero con el paso del tiempo han negado información incluso vía solicitudes de transparencia.

“Lo que no ha habido es acceso a la información, lo que puede suponer que hay fallas en el programa, además de que este gobierno es especialista en no hacer las cosas bien”, indicó.

En su portal de internet, el Inifed solo muestra una infografía en PDF del Programa Nacional de Bebederos en la que señala que hay 11 mil 34 sistemas contratados y a concluir su instalación en el primer trimestre de este año.

La cifra representa una tercera parte de los 33 mil 102 sistemas comprometidos por el gobierno para este sexenio, según da cuenta el acta de la Primera Sesión Ordinaria de la H. Junta de Gobierno del instituto, de la que El Insurgente tiene copia.

Calvillo adelantó a este medio que en las próximas semanas tendrá una reunión con autoridades para conocer los avances de la estrategia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
A partir de hoy el Frontón México volverá a estar abierto al público
El jai alai volverá a formar parte de las noches de la Ciudad de México ...