Un muerto y 14 heridos en tiroteo dentro de bar en Ohio

Redacción POLÍTICA

Un tiroteo en un club nocturno de Cincinnati, Ohio, dejó un muerto y 14 heridos en un incidente que la policía no relaciona con el terrorismo.

Cientos de personas se encontraban en el club Cameo cuando se produjo el tiroteo alrededor de las cinco de la mañana, hora local, lo provocó la huida de los asistentes del lugar, de acuerdo con los primeros reportes de las autoridades.

Aunque la policía mencionó en un primer momento la presencia de dos tiradores, por el momento solo tienen la pista de uno solo.

“Hasta el momento sólo tienen reportes de un único tirador, aún investigamos sin hay otros involucrados”, dijo el asistente del jefe de policía de Cincinnati, Paul Neudigate, a través de su cuenta de Twitter.

Asimismo, Neudigate señaló que el motivo del incidente aún no está claro, pero no hay indicios de que esté relacionado con el terrorismo.

El Departamento de Policía de Cincinnati indicó que “hubo 15 víctimas de bala, una de ellas fallecida”.

“Estamos en medio de una situación terrible ocurrida en un club nocturno con múltiples víctimas”, había dicho Neudigate más temprano a WLWT5 News.

Por el momento no hubo ningún arresto, precisó por su parte el sargento Eric Franz en la cadena ABC, quien describió la escena del homicidio como extensa y compleja, y dijo que la policía estaba interrogando a numerosos testigos del tiroteo.

“Para el momento en que se produjeron los disparos, las personas corrieron hacia afuera (del local), por lo que no había muchas personas dentro del club. Creo que había una multitud más temprano en la noche, y que hubo mucho caos cuando comenzaron los disparos”, indicó Kimberly Williams

Tiroteos, algo común 

Pese a que la policía no ha encontrado evidencias de que el tiroteo tenga una motivación terrorista, el ataque evoca a la masacre el año pasado en un club gay de Orlando, Florida.

Ese tiroteo, que dejó 49 muertos y 68 heridos, fue el ataque terrorista más mortífero en Estados Unidos desde los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El tirador, Omar Mateen, informó de su adhesión al grupo yihadista Estados Islámico (EI) en una llamada al 911 durante el ataque.

Los tiroteos se han vuelto algo común en Estados Unidos, donde el derecho a portar armas está protegido por la Constitución.

El sábado, un tiroteo en la célebre calle Las Vegas Strip dejó un muerto y un herido, mientras que el sospechoso atrincherado adentro de un ómnibus finalmente se entregó a las autoridades.

La policía dijo carecer de evidencias de un vínculo terrorista y que el sospechoso aparentemente tenía problemas mentale” y que definitivamente no estaba en sus cabales.

El 6 de enero, un veterano de la guerra de Irak de 26 años abrió fuego en el aeropuerto de Fort Lauderdale, en Florida, con saldo de cinco muertos.

Otros incidentes más notorios en los últimos años incluyen la matanza perpetrada por Dylan Roof, un supremacista blanco de 21 años que ultimó a nueve personas durante una lectura de la Biblia en una emblemática iglesia afroestadounidense de Charleston, Carolina del Sur, el 17 de junio de 2015.

También la masacre en una escuela primaria de Newton, Connecticut, el 14 de diciembre de 2012, que se cobró la vida de 20 niños y seis adultos. El tirador, Adam Lanza, quien tenía un historial de enfermedad mental, también ultimó a su madre y se suicidó.

La tragedia disparó llamados para aplicar mayores controles legales a la tenencia de armas, pero los proyectos en ese sentido no prosperaron en el Congreso.

Related Post

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *