Ciudad de México, 13 de junio.- Esta semana la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) sorprendió a los mexicanos con la creación de un nuevo doctorado en Estudios Feministas. Este posgrado es único en su especie y según la UAM pretende favorecer la discusión y comprensión de problemáticas específicas de género.

La propuesta llegó en medio del contexto de violencia machista que atraviesa México y busca generar investigaciones en torno a las teorías o estudios de equidad, con miras a dilucidar los procesos de desigualdad entre mujeres y hombres, desde una perspectiva inter y transdisciplinaria.

Activistas y especialistas en el tema celebraron que las Universidades empiecen a interesarse cada vez más en ofrecer soluciones a los hechos que aquejan al país, bajo dimensiones éticas, políticas y epistemológicas.

La planta académica para estos estudios estará compuesta por expertos graduados con doctorado en diferentes disciplinas de las Ciencias Sociales y afines, pero con una amplia trayectoria en los estudios feministas, pertenecientes casi todos al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) y con perfil PRODEP, con relevancia nacional e internacional.

El doctorado, de acuerdo con la institución académica, ofrece oportunidades de investigación consolidadas e innovadoras en los estudios de la mujer y de género sin paralelo en México y responde a la presente coyuntura respecto a las reformas constitucionales en materia de igualdad y equidad.

La UAM puntualizó que este grado de estudios atiende la “evidente necesidad de contar con especialistas en estudios feministas que puedan contribuir a la generación de debates, análisis y conocimientos críticos para resolver problemas vigentes”.

Con esta acción es visible que las universidades también apuestan a colaborar en los ambientes de equidad de género, pues de acuerdo con recomendaciones de organismos internacionales la brecha de desigualdad debe erradicarse.

Lucha por la igualdad en el mundo

Para medir las políticas en favor de la equidad de género y reconocer las acciones de cada país en pro de las mujeres; cada año se publica un instrumento internacional que reconoce el estado de los países en materia de igualdad.

De acuerdo con el “Global Gender Gap Report”, publicado anualmente desde 2006 por el Foro Económico Mundial, el país más igualitario es Islandia; seguido de Finalandia, en el segundo puesto y Noruega en el tercero.

Las dimensiones que se utilizan en este reporte son cuatro: participación económica y oportunidades, educación, salud y poder político. Cada dimensión contiene una serie de indicadores que permite evaluar algunos aspectos de la igualdad entre mujeres y hombres en el mundo. El último reporte publicado en 2016 incluye un total de 142 países.

Los 10 países con mayor igualdad de género, además de los tres ya mencionados, son Suecia, Ruanda, Irlanda, Filipinas, Eslovenia, Nueva Zelanda, Nicaragua —único país de Latinoamérica y el Caribe—.

A lo largo de 9 años en los que el Foro Económico Mundial ha hecho la medición de las brechas de oportunidades entre hombres y mujeres en los distintos países del mundo, algunos han permanecido entre los 10 mejores lugares y otros se han movido de manera sorprendente, como es el caso de Nicaragua que en 2006 se encontraba en el lugar 62 —incluso llegó a estar en el lugar 90 en 2007— hasta ocupar el sexto lugar en 2014.

Por otro lado, los países que se han mantenido dentro de los 10 mejores lugares a lo largo de los 9 años de medición son los nórdicos.

Mientras que México ostenta el puesto número 66 de este ranking y algunos países de Medio Oriente como Siria, coronan los últimos lugares.

Las cifras son claras y por lo tanto, la UAM reiteró la necesidad de realizar estudios desde el ámbito académico y científico, para analizar y proponer nuevas formas de acción que contrarresten las violencias machistas y realmente logren una igualdad entre géneros en todos los aspectos.

Las principales políticas de apoyo, buscarían atender eficazmente a las víctimas y pugnar por leyes que realmente se cumplan y garanticen los derechos de las mujeres y niñas.
Así como las que fortalezcan la salud reproductiva y apelen a legalizar el aborto en todo el país, terminar con el acoso callejero, la inequidad salarial y los despidos injustificados por embarazo, que es una de las principales causas de despido en la Ciudad de México.

Related Post