VICE | Los dientes que revelan la crisis del agua en Guanajuato

Redacción REPORTAJES

 

Por Eliana Gilet

Foto: Ernesto Álvarez

Fue hace casi sesenta años que se prohibió, por primera vez, que se continuaran cavando pozos para la extracción de agua en el estado de Guanajuato. La medida que se conoce como “veda rígida” se aplicó en el año 1958, se repitió en el año 1964 y se aplicó por tercera vez en 1976. La razón que se dio en cada una de las veces para tomar esa decisión, fue que el nivel y el ritmo de extracción que se hacía del agua subterránea superaba la capacidad del sistema para regenerarse, agotándolo.

Distintos estudios científicos indican que a partir de la década de 1980, el equilibrio de recarga y descarga de la Cuenca Independencia —que ocupa 7 mil kilómetros cuadrados en la zona central del país— se rompió definitivamente. Desde entonces, el acuífero comenzó su proceso de agotamiento. Guanajuato se queda sin agua.

Según datos aportados por académicos del Centro de Geociencias de la UNAM, del Campus Juriquilla (Querétaro), en la década de 1980 existían alrededor de mil pozos de agua en el estado. Para comienzos de la década del 2000 ya eran dos mil quinientos.

El 84 por ciento del agua que se extrae del acuífero desahuciado se destina a la producción agrícola para la exportación. Según datos recogidos en el documental Consumiendo el futuro: sobreexplotación del agua subterránea, agroexplotación e inequidad en el estado de Guanajuato realizado por Jaime D. Hoogesteger, en el Bajío se concentran 250 mil hectáreas de cultivos, sobre todo de hortalizas y alfalfa, que se riegan con agua subterránea. La zona vivió un crecimiento exponencial de este tipo producción agroexportadora durante los últimos 25 años, una vez que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte promovió la entrada de las firmas que comercian comida internacionalmente. Desde Guanajuato se abaste de verduras a Nueva York y Chicago, a Baltimore y Philadelphia porque a las tres empresas californianas que las trasladan y distribuyen en Estados Unidos les queda casi mil kilómetros más cerca el Bajío que California o Arizona. A esa cuenta le agregan los bajos salarios que se pagan en el campo mexicano y el sol que les brilla todos y cada uno de los días de cosecha y la cuenta sale redonda para los empresarios. Brócolis, ajos, espinacas, maíces, espárragos también se destinan a los mercados europeo y asiático.

Ante un panorama que sólo apuntaba a que el agua subterránea seguiría explotándose a ritmos acelerados, un equipo de académicos del Centro mencionado más arriba, liderados por el doctror Marcos Adrián Ortega tomó muestras de 250 de los 2,500 pozos de agua existentes en Guanajuato. Estudiaron su composición química para 75 elementos, y se concentraron particularmente en la interacción del agua con las rocas del subsuelo. Fue la primera vez, y hasta ahora la única, que se analizaron de manera conjunta tantos pozos de agua en el estado, y el resultado fue aún más preocupante.

“Uno de los componentes que se buscó fue el tritio, que es un isótopo de hidrógeno que se liberó al ambiente durante el tiempo que Estados Unidos realizó pruebas nucleares —entre 1945 y 1992—.

Para seguir leyendo: https://www.vice.com/es_mx/article/los-dientes-que-revelan-la-crisis-del-agua-en-guanajuato

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Las de Ocho de las ocho: 18 de abril
EL INSURGENTE CDMX aumentará precio de transporte; concesionarios quieren 3 pesos más El secretario de ...