VICE | Testimonio de un ludópata: “Perdí todo intentando ganar algo”

Redacción TENDENCIAS

Mexicali es una de las dos ciudades con más casinos en México ―15 en total― y la número uno en Baja California, según datos de la Dirección de Juegos y Sorteos de la Secretaría de Gobernación. Este es el testimonio de Juan Francisco, de 30 años, quien tratando de ganar terminó perdiéndolo todo: trabajo, pareja, amigos, familia y salud.

Seis años después de su primera visita a una casa de juego en la capital bajacaliforniana, desde la sala de deportes del Casino Winpot, nos narra la pesadilla en que se convirtió su vida cuando se volvió un ludópata (del latín ludus, “yo juego” y la palabra griega, pathos, “enfermedad”). El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) define la ludopatía como una adicción y como un impulso irreprimible de apostar y participar en juegos de azar, como máquinas tragamonedas, cartas, dados, peleas de animales o carreras de caballos.

Juan Francisco

Me llamo Juan Francisco y tengo 30 años. Soy un ludópata. En el Instituto de Psiquiatría del Estado de Baja California, en donde me atiendo, me han enseñado que tengo un trastorno que me lleva a no poder controlar mis ganas de jugar o apostar. No puedo dejar de pensar en el juego. Jugar no es un delito, el problema es que para seguir jugando robo, defraudo y acumulo deudas por pedir prestado. Todo comenzó un día que acompañé a unos amigos de la primaria en donde trabajaba como profesor, a un casino del grupo Caliente, del tijuanense Jorge Hank Rhon. Estuve ahí un par de horas jugando en las máquinas tragamonedas y aunque no me gasté más de 200 pesos, no gané nada, nomás perdí y dije: “No vuelvo a venir a un casino”.

Pasó una semana y volví a acompañar a unos profesores de donde trabajaba, pero ahora fuimos a otro casino, uno que se llama Arenia. Para mi suerte gané 500 pesos. Me emocioné y me gustó el ambiente; todos parecen contentos, los empleados te saludan con mucha amabilidad, o sea, te hacen sentir como alguien importante. A partir de ahí regresé al otro día y al otro día y así duré como medio mes; en todo ese tiempo me gané 5 mil pesos. Aun así me calmé durante dos semanas y simplemente dejé de asistir al casino.

Una tarde salí de dar clases en la primaria y me sentía de buen humor y me dije: “Pues no tengo afición por ir a fiestas, antros ni a table dance; no tomo alcohol, no fumo, no me drogo; tengo derecho a gastarme una parte de mi sueldo en un casino”. Total, nomás me gastaba 150 pesos en cada visita. Hasta ahí todo iba bien, todo estaba bajo control, simplemente era un jugador esporádico, pensaba yo.

“Un día ya no pude dejar de jugar”

Tenía como un año jugando, pero siempre de manera, digamos, muy medida. Un día cambié de casino y fui al Winpot, pero esta vez me gasté 1500 pesos. Tenía ocho horas jugando y ya estaba muy enojado porque no ganaba, pero de repente, ¡qué me saco el premio mayor de 50 mil pesos! Para esto ya me había gastado 30 mil durante tres semanas.

Para seguir leyendo: https://www.vice.com/es_mx/article/testimonio-de-un-ludopata-perdi-todo-intentando-ganar-algo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Hija de edil presume en redes sociales sus viajes por el mundo
Hija de edil presume en redes sociales sus viajes por el mundo
Lilia Rovirosa, hija del alcalde de Macuspana, Tabasco, José Eduardo Rovirosa, presume en redes sociales ...