La vida en secuencia de 7

Elvia Ortíz COLUMNISTAS Columnistas Invitados Elvia Ortíz

ENTREGA FINAL

Los 49 parecen ser más amables de lo que hubieras pensado, pues aunque te duelen un poco las rodillas o tienes ciertos problemas digestivos, la vida resulta marchar sobre ruedas; especialmente si no has permitido que los vicios se apoderen del control de tus apetitos, pareciera que correr algún marathón o asistir a clases de yoga y pilates han hecho la diferencia en cuanto a salud y bienestar físico, además que el fruto de los años trabajados te permite darte esas escapadas, ¡antes impensables! A lugares exóticos y probar una que otra aventura extrema.

Es porque en esta séptima etapa en la que la muerte se empieza a ser cada vez más evidente en tu vida, ya que paulatinamente vas acompañando a tus amigos a despedir a sus progenitores y familiares, incluso varios de tus propios amigos y contemporáneos han empezado a despedirse de este mundo, quizás de forma anticipada, pero contundente en el sentido de la temporalidad de la vida humana, que te hacen consciente de la experiencia de vacío y la paradójica remplazabilidad aparejada al individuo.

Pero el tiempo es implacable, avanza sin perdonar a nadie, como dijera la canción de Juan Gabriel, por lo que en lo que pareciera un abrir y cerrar de ojos, has llegado a la octava etapa de la vida, ahora cuentas con más de 20,000 días en tu haber, pero las fuerzas aún te acompañan, quizás con un poco de menos bríos, pero con toda la vitalidad necesaria para seguir siendo dueño del mundo; ciertamente debes poner más empeño en los cuidados físicos que requieres para estar al 100% pero sabes que aún tienes espacios por recorrer, ejemplo que dar y energías para gastar.

Te puede interesar: La vida en secuencia de 7 (parte 2)

Es probable que en esta etapa te llegue el momento de dejar partir a tus hijos para que luchen sus propias batallas y vuelen sus propios cielos, quizás tu compañero o compañera de vida siga siendo el mismo que ha permanecido a tu lado por largo tiempo, o sea distinto; lo definitivo ahora es que tus vástagos ya o te necesitan de forma física tan cercana, y se abren nuevos espacios que llenar en tu vida con desarrollo personal y metas individuales, pareciera que la vida te recompensa con nuevos momentos que puedes dedicar a tu persona.

Por otra parte, es ahora donde vendrá aquello que se ha dado en llamar el postre de la vida, “los nietos” abriendo un nuevo paréntesis en tu historia, una oportunidad de rejuvenecerte sin extenuarte, el dulce cariño de la niñez familiar que acaricia suavemente tu espalda. Es aquí donde deberás usar tu intelecto para evitar ser manipulado y abusado por tus hijos, estableciendo los límites a tu ayuda física y material, para no menoscabar tu preciada existencia y hacer de este tiempo un gozo y no un martirio.

Imperceptible pero firme el tiempo sigue transcurriendo y la novena etapa aparece con 63 primaveras, posiblemente la lozanía a abandonado tu rostro y la agilidad tus piernas, pero tu corazón sigue joven, la pasión sigue hirviendo con mayor intensidad como el fuego que prende con mayor fuerza antes de extinguirse y tu espíritu está más vivo y firme que nunca; sabes perfectamente que es lo que quieres, y que no estás dispuesto a tolerar; esta etapa está especialmente llena de libertad y deseo, tu voluntad se ha fortificado y no das cuartel a tonterías.

También ahora te has vuelto más sentimental, descubres que lloras con mayor facilidad y te enterneces ante un gesto o una flor, sabes apreciar en toda su dimensión el amor, la compañía y la generosidad; entiendes que en muchas ocasiones no eres requerido por los más cercanos, pero agradeces que te hagan parte, es aquí cuando decides aislarte o ser foco de fiesta y unión respecto de los tuyos; cuando empiezas a valorar más las cosas que tienes o decides echar al viento aprensiones y apegos.

Sabes que esta pronto tu retiro laboral o has decidido tomarlo ya, en cuyo caso deberás tener nuevas actividades y aficiones listas para llenar el hueco que significará no tener que trabajar más en aquello que fue tu carrera y desarrollo profesional por tantos años, lograrlo será el mayor reto y éxito que te imponga esta etapa.

Finalmente has llegado a los 70, la mítica décima etapa que te posiciona como un individuo sabio y respetable, al menos en teoría, porque ya sea que te hayas esforzado o no, has escrito una historia y has dejado huella en los seres que han compartido tu existencia, profunda o ligera has impreso una pisada en el camino de tu vida y pareciera que cada vez tiendes más a recordar los sucesos vividos que a mirar hacia adelante; pero estás vivo y tu tiempo es hoy, aquí y ahora; la sociedad cada vez más longeva y moderna no te permite sentarte en una mecedora a ver el pasado, sino que te sigue ofreciendo una gama de deleites y oportunidades que te hacen actor del momento presente.

Más etapas vendrán, quizá once, doce o trece; quizás la salud vaya decayendo pero ahora sabrás que el corazón no envejece, porque el espíritu no está ligado a la las leyes de ese mundo. Sin importar cuantas etapas más te toque vivir, si llegues a los 77, 84, 91, 98 o más, lo primordial es vivir sin culpas ni remordimientos, ¡Haciendo de tu vida, tu Gran Obra Maestra!

Instagram has returned invalid data.
Te recomendamos
Devolveremos la paz y la tranquilidad a México: AMLO
Andrés Manuel López Obrador, candidato a la Presidencia de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’ ratificó ...