Investigadores de la Universidad de Akron, en Ohio, Estados Unidos, encontraron un carrete de un grabador de alambre que contiene las denominadas Canciones de Hénonville, cantadas en yiddish y en alemán por supervivientes del Holocausto en un campo de refugiados en Francia.

Los nazis obligaron a los prisioneros a cantar algunas de estas canciones a diario, antes o después de realizar sus respectivos trabajos forzados.

° Te puede interesar: Artista critica ‘selfies’ en monumento al Holocausto con montajes polémicos

 

 

Las grabaciones, fechadas en el verano de 1946, finalizada ya la Segunda Guerra Mundial, hacía tiempo que se daban por perdidas.

“Es importante ofrecer al mundo las melodías cantadas por aquellos que fueron sentenciados a muerte mediante trabajos forzados, durante uno de los horrores más abominables del siglo XX”, destacó en un comunicado, David Baker, director general del Centro para la Historia de la Psicología de la Universidad de Akron.

Puedes escuchar fragmentos de canciones AQUÍ

Related Posts