Virginidad, valor o estigma

Elvia Ortíz COLUMNISTAS Columnistas Invitados Elvia Ortíz

Llega un momento en la madurez del adulto, cuando te das cuenta que aquellos absolutos ya no parecen tan absolutos… La virginidad que como en el caso de la religión judía y católica, reviste una importancia suprema y quasi sagrada, donde la gran fiesta de bodas es precisamente para festejar la pureza de la novia, probada con la sangre que tiñe de honor el pañuelo blanco del novio; una apología del valor de la impecable candidez que simboliza abnegación y sacrificio en aras de la entrega amorosa que se haga a Dios o al compañero de vida.

Las vírgenes vestales de los Templos griegos y romanos, símbolo inequívoco de la más alta virtud, mientras no descendiera un dios del Olimpo!! En las culturas prehispánicas la virginidad convertida en ofrenda excelsa para lograr el favor de los dioses, cuya potestad sobre la naturaleza traería las buenas cosechas y alejaría inundaciones y terremotos.

Menos noble el mercado de las Okiyas Japonesas, que por siglos han lucrado con el Mizuage de las Maiko, subastándolo al mejor postor, convirtiéndose en un ranking de orgullo para la novel Geisha y en un negocio redituable para su Casa Regente. Estigma de las sociedades civiles de todos los tiempos y latitudes, desde épocas Inquisitoriales en Europa y América, hasta los Reinos Thai en el antiguo Siam o el Rapa Nui de la Isla de Pascua. Las altas ofertas en oro o camellos, que aún hoy en día se manejan en los países islámicos por una joven virginal, así como el oprobio social que causaría a su familia el que una hija hubiere perdido la honra.

¿La Honra? ¿Mujer deshonrada? ¿A qué se refieren estas sentencias? ¿Significa que la dignidad de persona de una mujer, está basada en una acción momentánea de su vida? ¿Es un crimen perder la virginidad fuera del momento social idóneo? Y, si aquella fémina se entregara al amor o al deseo natural o peor aún, fuese violada o víctima del abuso de un negocio leonino ¿Se vería por alguno de estos hechos, disminuida su dignidad de persona, valdría menos? ¿Ante quién o para quién? Porque a la luz de la objetividad y la razón, esto parece poco congruente e irrelevante con respecto al ánima y derechos, a los que es acreedor todo ser humano.

Justo al otro lado de la moneda, en las grandes urbes europeas y en las modernas ciudades de las costas norteamericanas, resulta una preocupación para las adolescentes el permanecer vírgenes, como estigma de “No deseada”, por ello se apresuran a vivir a toda costa un momento de “sexo, drogas y alcohol” antes del ansiado baile de graduación de “high school” para salir graduadas en todos los sentidos!! La popular cinta española “3 metros arriba del cielo”, nos ilustra de forma cruda, como puede ser el estrés de ser poseída, para entrar al club de las “experimentadas”.

Es maravilloso sabernos personas y permitirnos ser respetados a la vez que prodigamos respeto a nuestros semejantes; ser libres, dueños de nuestro cuerpo y nuestro ser, procurando el bienestar, crecimiento y perfeccionamiento personal, dentro del cual ciertamente las partes sensual y sexual, son integrales del ser y por tanto deben ser consideradas y procuradas de forma positiva sumando valor a nuestras vidas.

Es innegable, que a través de los años, las culturas podamos apreciar como un regalo de enorme valía para el esposo, aquella devoción y reserva de la novia, para entregar lo mejor de sí, enriquecido por la guarda fiel de su cuerpo para ser estrenado por el hombre que ama; aunque lo lógico es que este regalo debiera ser recíproco a ambos contrayentes. Así mismo ¿Con que autoridad podríamos argumentar, que es de menor valor la entrega mutua que se hace una pareja prescindiendo del rito civil o religioso? ¿Resultará de mayor valor conocer a la persona que con quién compartirás tu vida, también en el plano sexual, antes de tomar tal decisión? ¿Ayudará esto a valorar la factibilidad de éxito de aquella relación?…

Los tiempos van cambiando, la apertura, accesibilidad y alcance de las personas a mayor y mejor información, generan diversos análisis y posturas de aquellos que se atreven a razonar sobre el devenir humano. Es evidente que los líderes civiles y religiosos, buscaron el desarrollo controlado de sus pueblos, recurriendo en mayor o menor grado de manipulación e intervención en el ámbito privado de los adeptos o gobernados. Lo que resulta de gran importancia, es que hoy, independientemente de tradiciones o creencias; la mujer sea tratada como sujeto y no como objeto, que sea libre de disfrutar de la felicidad incomparable de amar y sentirse amada.

¡Valórate, ámate y disfruta de lo que la vida y la naturaleza nos regalan a cada instante, sé lo mejor que puedas ser! esto traerá al Mundo y a ti mismo mayor bienestar que el tinte culpable y absurdo de un estigma, manipulación, explotación, negocio o valor malentendido.

 

Instagram has returned invalid data.
Te recomendamos
Nacen siete lobos mexicanos en CDMX
Ciudad de México, 5 de julio.-  El zoológico Los Coyotes fue testigo del nacimiento de ...