Vivir al límite

Elvia Ortíz COLUMNISTAS
Te has aventado del bungee? Has saltado de un avión en paracaídas? Has nadado con tiburones o jugado con leones?…

Hay personas que requieren altas dosis de adrenalina para sentirse vivas. Esos tipos que va del surf al motocross, y siguen exponiendo su vida a cada momento, como si no hubiera algo más importante; por más que sus familiares preocupados, les piden cordura para detener su desenfreno.

Probar de todo, tomar de todo, fumar de todo… signo inequívoco de un ánima con sed de experiencias extremas, con sed de belleza y de locura, con sed de sensaciones y adrenalina al 100.

NOTIMEX/FOTO/ESPECIAL/COR/LIF/TURISMO15/

Cuando otros prefieren evitar la montaña rusa o incluso la rueda de la fortuna les causa vértigo. Mientras más profunda es tu resonancia, más necesidad tendrás de este tipo de experiencias, que te hacen sentir que la vida vale la pena vivirla.

Es cuestión de genética y bioquímica humana. Son ánimas intrépidas que bien encauzadas pueden ser extraordinarias en ámbitos tan dispares como la política, la ciencia, la tecnología o el arte; personas creativas plenas de fuerza interior, que buscan hallar un sentido lógico a su existencia.

Pero si ese llamado extremo no toca tu vida, no significa que esta sea sosa, sino que tienes amplitud y no requieres de las notas más agudas para probarte a ti mismo que tu existencia es valiosa.

Si comparamos estas sensaciones con sonidos o con colores, comprenderemos que Do no es mejor que Sol, y que La, es tan bueno como Mi. Que algo azul es igualmente valioso que algo rojo y que lo verde no es mejor que lo amarillo, simplemente son diferentes. En la diversidad está el gusto!!

Así que si tu hermano o tu esposa, quieren experimentar cosas locas o arriesgadas, no los detengas, están en su derecho de ser y existir!! y si eventualmente la vida quedara en aquella prueba, será porque el universo así lo permite.

El hombre no puede alargar ni un segundo su existencia, decide cómo vivir y enfrentar las circunstancias de su tiempo; pero eventualmente es parte de algo mayor, de un orden supraexistente.

Sé, la persona que decidas ser, la vida indistintamente llegará a su fin, ya sea en la gloria del campo de batalla o en la intimidad de tu cuarto de baño.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Te recomendamos
Científicos buscan la preservación del pulpo en el Golfo de México
México, 16 May (Notimex).- Un grupo de investigadores realiza estudios para conocer el papel del ...