Voluntarios abrazan a los hijos de adictas para mejorar su recuperación

Hicieron un llamado a la comunidad para abrazar a bebés en situaciones vulnerables, es decir, a los hijos de las mujeres adictas a las drogas.

Hospitales y centros de atención en Estados Unidos hicieron un llamado a la comunidad para abrazar a bebés en situaciones vulnerables, es decir, a los hijos de las mujeres adictas a las drogas que tienen que pasar días de abstinencia a las drogas cuando salen del vientre de su madre, para mejorar su recuperación mientras sus madres se desintoxican.

Un gran número de estudios han demostrado los beneficios del contacto físico humano y el personal médico ha confirmado que el reclutamiento de voluntarios para abrazar y acurrucar bebés, mientras les cantan o les susurran cosas dulces tiene un efecto positivo en los recién nacidos.

 

 

Muchos bebés pasan semanas o meses en el hospital, mientras los van deshabituando gradualmente de los medicamentos a los que fueron expuestos. En ocasiones pasan mucho tiempo separados de su madre o padre, quienes asisten a programas de rehabilitación de drogas.

 

“Estos bebés necesitan sentir amor, contacto humano y una voz suave para consolarlos cuando sienten dolor”, dijo Mary Ann Malloy, jefa de enfermería dela unidad de cuidados intensivos neonatales en el Centro Médico Einstein en Filadelfia.

 

“Uno se siente impotente cuando los bebés están inconsolables, pero los voluntarios ayuda a que no lleguen a ese punto, los cargan antes del primer gemido”

 

Los bebés que sufren el síndrome de abstinencia neonatal (SAN) es porque sus madres tomaban analgésicos y drogas como la heroína o metadona. Los síntomas que presentan varían dependiendo de lo que tomaba la madre pero puede ser llanto excesivo, fiebre, irritabilidad, respiración rápida, convulsiones, trastornos de sueño, temblores, vómitos y sudoración.

La ayuda de los voluntarios que acuden a abrazarlos reduce tanto la cantidad de medicamento que los bebés necesitan y el tiempo de su estancia en unidades neonatales.

El Thomas Jefferson University Hospital tiene un curso de capacitación de cuatro horas para los voluntarios. Una vez que son aceptados, hacen turnos de tres horas bajo supervisión.

La convocatoria tuvo tanto éxito que ya no pueden aceptar más voluntarios hasta dentro de seis meses.

 

 

(Con información de BBC|Fotos: BBC)

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *